Contáctanos

+503 7133 4085 Escríbenos al WhatsApp

Mensajeanos! Habla con nosotros

(+503) 2563-9659
(+503) 2508-8377

CAMINO DE SAN ROMERO

"Viva San Romero de El Salvador, San Romero de América...San Romero del Mundo!!! Quienes lo asesinaron desconocían que Monseñor Oscar Romero, en la actualidad San Romero; tendría más poder desde el cielo para interceder por los más necesitados, no solamente del pueblo salvadoreño, sino de todo el mundo. San Romero era un hombre tímido de origen humilde, que consagró su vida a la Iglesia católica en un período turbulento de la historia salvadoreña."

Mientras que para la derecha salvadoreña Romero pasó a ser un “guerrillero con sotana”, para el Vaticano, que recientemente lo SANTIFICÓ, fue un religioso consecuente con las enseñanzas de la iglesia.

Resultado de imagen para monseñor romero
 

CAMINO DE SAN ROMERO: DE LA CUNA A LA SANTIDAD

ITINERARIO RELIGIOSO - TURISTICO

  • DIA 1 -  PAIS DE ORIGEN - RECIBIMIENTO EN EL SALVADOR

Llegada a Aeropuerto Internacional Oscar Arnulfo Romero. Recepción por nuestro personal de Sophia Tours e inmediatamente traslado al hotel. Cena y  Alojamiento.

  • DIA 2 -  SAN SALVADOR - CIUDAD BARRIOS (CUNA DEL PROFETA) - CHAPELTIQUE - ANAMOROS (PRIMERA PARROQUIA DEL BEATO) - SANTIAGO DE MARIA

Muy temprano salida en autobus rumbo a Ciudad Barrios, para visitar esta ciudad cuna de un gran profeta. Nació un 15 de agosto de 1917 en Ciudad Barrios, Departamento de San Miguel. Su padre era telegrafista y su madre de oficios domésticos.

Su vocación sacerdotal se puso de manifiesto desde que era un niño, pues antes de empezar con sus actividades cotidianas entraba a la iglesia a encomendarse al Creador y a pedirle por su familia, según testimonio del sacerdote Nazario Monroy, quien lo conoció por aquellos años. Recorreremos la ciudad visitando la casa donde vivio el Beato Romero y la parroquia de su querido pueblo. Fue el 11 de enero de 1944, cuando se encontraba en su natal Ciudad Barrios en donde celebró su primera misa solemne. Desde entonces, se le empezó a conocer como el Padre Romero. Posteriormente inciaremos la Peregrinación El Camino de Romero, llegando hasta Chapeltique. Luego nos dirigiremos en autobus a visitar  su primera parroquia en Anamorós, departamento de La Unión. Regresaremos por la tarde rumbo a San Miguel, para continuar hasta Santiago de María.

  • DIA 3 - SANTIAGO DE MARIA - LAGUNA DE ALEGRIA - SAN SEBASTIAN - ILOBASCO - SUCHITOTO

Después del desayuno recorreremos los pueblos de Santiago de María y Alegría, para luego visitar la espectacular Laguna de Alegría. Posteriormente nos dirigiremos a la Ruta Artesanal y Colonial, que comprende 3 importantes pueblos donde los artesanos salvadoreños trabajan el barro, fibras naturales, maderas, telas de forma auténtica y hermosa. San Sebastian e Ilobasco son parte de los pueblos representantes de la artesanía salvadoreña y Suchitoto un pueblo colonial e histórico.

  • DIA 4 - SUCHITOTO - SAN SALVADOR - RUTA MARTIRIAL

Después del desayuno, partiremos rumbo a la ciudad capital para realizar la Ruta Martirial. Monseñor Romero y su legado histórico esperan por tí en este tour, donde conocerás su vida y su entrega a El Salvador. Descubre su obra, vida y martirio en los diferentes museos que guardan sus pertenencias. Visitaremos: Museo Centro Histórico Monseñor Romero, Hospital La divina Providencia, La UCA, la Catedral Metropolitana, La Tumba de Monseñor Romero entre otros sitios de interés que comprenden la Ruta Martirial.

  • DIA 5 - SAN SALVADOR - PAIS DE ORIGEN

A la hora convenida traslado Aeropuerto Internacional Monseñor Oscar Arnulfo Romero. Fin de servicios

Salvadoreño 

 
 

El objetivo principal de la ruta, es que las personas conozcan la vida y martirio de Monseñor Romero, así mismo que eleven su fe y puedan vivir en santidad de la misma manera que lo hizo Romero.

 Monseñor William Iraheta, obispo de la diócesis de Santiago de María.

Monseñor William Iraheta, obispo de la diócesis de Santiago de María, anunció que recientemente se llevó a cabo el lanzamiento del proyecto Ruta Espiritual Monseñor Romero a realizarse en Ciudad Barrios, en el marco del 100 aniversario de su natalicio con la finalidad de dar a conocer la vida y obra de Monseñor Romero en todo el país.

Esta Ruta Espiritual tambien sera parte importante del recorrido "Camino de Beato Romero", que muy pronto se llamará "CAMINO DE SAN ROMERO"

Este proyecto cuenta con el apoyo de la Conferencia Episcopal Italiana, Progetto Continenti, y es ejecutado por FUNDASAL en coordinación con la Diócesis de Santiago  de María, la Parroquia San Pedro Apóstol y la Alcaldía Municipal de Ciudad Barrios.

El proyecto contará además con tres elementos, construcción de un albergue para peregrinos, mejoramiento de 14 unidades de viviendas de escasos recursos económicos, fomento de iniciativas emprenderoras, y la creación y adecuación de un local para museo.

Para Monseñor Iraheta, el objetivo principal de la ruta, es que las personas conozcan la vida y martirio de Monseñor Romero, así mismo que renueven su fe y puedan vivir en santidad de la misma manera que lo hizo Romero.

ROMERO EL AMOR ENCARNADO

En la actualidad muchísimas personas que vivieron los momentos difíciles en la época de Monseñor Romero, aun desconocen la verdad de la vida de este Santo, Profeta y Mártir, sin embargo ahora es mas importante que los jóvenes se enteren de la realidad del Santo de América, aunque todavía no ha sido canonizado, en muchos países del mundo, desde hace mas de 30 años es reconocido como San Romero o El Santo de América, por Predicar y Practicar el Evangelio.

Hablar de Monseñor Romero significa describir al hijo ideal que Dios ha mandado, es referirse al ejemplo de Jesús, que intentando llevar a la iglesia por el camino de la justicia y la liberación, fue asesinado.

Este 15 de agosto de 2017 se cumplen 100 años de su nacimiento. Proveniente de Ciudad Barrios, San Miguel, ingresa a la vida religiosa a la edad de 13 años para ordenarse como sacerdote cuando tenía tan sólo 24.
 
Aunque hoy pareciera que toda la iglesia respalda la labor de Monseñor Romero, que se ha vuelto un santo ícono de toda América, El Padre José María Tojeira comenta que en su momento  incluso algunos de sus mismos hermanos Obispos le acusaron de “dividir el país y confundir a la nación a través de sus homilías”.
 
Sin embargo, Monseñor Romero, llevaba consuelo y esperanza para el campesinado, obreras, obreros, estudiantes y familias que se hundían en el dolor causado por el ejército.
 
Sin duda  se convirtió en defensor de los Derechos Humanos, Profeta de Justicia, abogado de los débiles y portavoz de sus denuncias. Romero criticó fuertemente la guerra de los poderosos contra el pueblo y la indiferencia con que la iglesia se mostraba ante la represión, el atropello y asesinato de la población incluyendo a muchos de sus sacerdotes. 
 
Romero no fue un agitador de violencia, como los poderosos o algunos líderes religiosos lo catalogan ignorantemente; actuó como lo haría cualquier persona que verdaderamente ama a Dios: con valor y con su corazón cargado de humanidad en la defensa de las personas desprotegidas.
 
En su homilía del 09 de septiembre de 1979 Romero Expresó “Es inconcebible que se diga a alguien "cristiano" y no tome como Cristo una opción preferencial por los pobres”. 
 
Esas declaraciones no eran de agrado para los grupos poderosos, por eso lo mataron el 24 de marzo de 1980. Un disparo le atravesó el corazón; una bala de muerte cargada por el odio del Mayor Roberto D´aubuisson, fundador del partido ARENA, apagó la vida que iluminaba con luz a millones de salvadoreñas y salvadoreños en medio del dolor y la desesperanza de la iniciante guerra civil.
 
Sin embargo, se equivocaron enormemente al creer que con matar su cuerpo callarían su voz y el anhelo del pueblo de construir un país más justo y humano. Romero es el ícono de la verdad y la justicia y el modelo ejemplar de como la iglesia debe actuar ante las injusticias.
 
En el 2010 la Organización de la Naciones Unidas (ONU) declaró el 24 de marzo, fecha del asesinato de Romero, como Día Internacional por el Derecho a la Verdad en relación con Violaciones graves de los Derechos Humanos y de la Dignidad de las Víctimas”, ejemplo claro de como la causa de Romero trasciende la política, la religión y las fronteras.
 
MONSEÑOR ROMERO, NUESTRO SANTO, NUESTRO PROFETA... VIVIRA POR SIEMPRE EN NUESTROS CORAZONES 
 

RUTA MARTIRIAL Y ESPIRITUAL

Dedicada a Monseñor Oscar Arnulfo Romero, mártir que lucho pacíficamente por los Derechos Humanos durante el conflicto armado del país en los años 80. Por tal trabajo fue nominado al premio Nobel de la Paz en 1979, entró al proceso de Beatificación y ha sido reconocido en Inglaterra como uno de los diez mártires del siglo XX, representado en una de las diez estatuas de la Abadía de Westminster.
La ruta posee 3 opciones, realizar el recorrido en un día o dos días. 

1-TOUR DE UN DIA:  

Visitando el Centro Monseñor Romero y Museo de los Mártires en la Universidad de Centro América (UCA) hasta la Catedral de San Salvador. Posteriormente, visita al Museo de la Imagen y la Palabra y Museo Histórico Monseñor Romero ubicado en el Hospital de la Divina Providencia. 

2-TOUR DE DOS DIAS:

Se visitan los mismos lugares del tour de un día y se amplia con la visita del Museo Nacional de Antropología MUNA, el Santuario de Monseñor Romero en Santa Tecla, y El Paseo El Carmen. La ampliación del tour sugiere, la visita al Centro Histórico de San Salvador: La Basílica del Sagrado Corazón de Jesús, la Iglesia el Rosario y el Palacio Nacional.
  
La importancia de esta ruta en honor a un personaje universal, querido y respetado por todos los salvadoreños, es impulsar el turismo del país y que pueda convertirse en una ruta de culto para todos sus admiradores, procedentes de todas las partes del mundo. Y es que en la actualidad, son cientos de miles los seguidores que Monseñor Romero tiene alrededor del mundo y que ansían poder recorrer su vida y el legado espiritual que nos dejó a los salvadoreños. 
  
Es importante destacar que han sido muchas las personalidades que han visitado en los últimos años la tumba de Monseñor, como el Presidente Barack Obama en una visita oficial a El Salvador, así como el Papa Juan Pablo II. 
 
La Ruta tiene una duración de 1 o 2 días y comprende un recorrido que incluye once lugares que marcaron la vida del ya conocido como San Romero de América: la Catedral de San Salvador, la Iglesia del Rosario, el Palacio Nacional, la Basílica del Sagrado Corazón de Jesús, el Centro Histórico, el Hospital Divina Providencia; también incluimos sitios emblemáticos como el Museo de la imagen y la palabra, el monumento de Monseñor Romero, el Museo Nacional de Antropología (MUNA), el Centro Monseñor Romero en la Universidad Centroamericana, así como el Santuario de Monseñor en la casa de las Hermanas Chacón y el Paseo el Carmen.
 
 

 MISA EN CIUDAD BARRIOS, CUNA DEL BEATO ROMERO

TESTIMONIO DE MILAGRO DE INTERCESION DE BEATO ROMERO QUE LE VALIO PARA SU CANONIZACION

RELIQUIAS DE SAN ROMERO DE AMERICA

 

 

 PAQUETE CAMINO SAN ROMERO DE AMERICA

 PRECIO DESDE: $374  + BOLETO DE AVION

* Precios por persona en base a acomodación cuádruple (4 personas por habitación acomodados en 2 camas matrimoniales); para acomodaciones dobles o triples favor consultar. Precios calculados en base a un PAX minimo de 8 personas. Para grupos menores, favor consultar. 

PRECIO INCLUYE:

  • Traslado aeropuerto - hotel - aeropuerto  
  • 2 Noches de alojamiento en hotel 4* en San Salvador 
  • 1 Noche de alojamiento en hostal en Santiago de Maria
  • 1 Noche de alojamiento en hotel 3* en Suchitoto
  • 4 Cenas + 4 Desayunos según como se indica en el Itinerario
  • City Tour San Salvador + Ruta Martirial
  • Ruta Espiritual en Ciudad Barrios, San Miguel + Anamoros, La Union
  • Tour en Santiago de Maria y Laguna de Alegria
  • Tour en Suchitoto + Visita a Lago Suchitlan
  • Tours en San Sebastian e Ilobasco con visita a talleres de artesanias
  • Tours y guía informativa en Español durante el viaje
  • Seguro básico de viaje

CELEBRACION DE CANONIZACION DE MONSEÑOR ROMEROResultado de imagen para canonizacion de monseñor romero

 

  

ORIGEN HUMILDE 

En un pricipio fue amigo de la élite y las fuerzas armadas, pero la realidad de un país pobre, corrupto y violento lo transformó y lo llevó a optar por defender a los pobres y marginados.

Esa opción en la polarizada sociedad salvadoreña de los 70 y 80 le significó a Monseñor Oscar Arnulfo Romero una sentencia de muerte pese a que había sido nombrado arzobispo de San Salvador con el visto bueno del gobierno militar y el poder económico.

Tres años después del nombramiento como arzobispo, Romero fue asesinado cuando en misa consagraba el vino en el altar, momento clave para el rito católico, por un francotirador contratado por escuadrones de la muerte derechistas.

El día previo, en su homilía dominical, había implorado a los militares: “En nombre de Dios y de este sufrido pueblo les ruego, les suplico, les ordeno, en nombre de Dios, cese la represión”.

Su muerte el 24 de marzo de 1980 fue la coronación de una rápida transformación personal que lo fue alejando de las elites y acercando a los pobres en un país donde los sectores dominantes trataron de aferrarse al poder a cualquier costo y la Guerra Fría se prolongó hasta entrados los 90.

Romero nació en el seno de una familia humilde de Ciudad Barrios, departamento de San Miguel, el 15 de agosto de 1917. Era reservado y desde niño sintió la vocación sacerdotal. Fue ordenado a los 24 años en Roma e inició su labor pastoral en la región oriental de El Salvador.

En mayo de 1970 fue ordenado obispo, predicaba las enseñanzas tradicionales de la iglesia. Conoció a dos de los principales exponentes de la Teología de la Liberación, como el padre Gustavo Gutiérrez Merino, peruano, y Leonardo Boff, brasileño, quienes le regalaron sus libros.

Pero después de su muerte, los libros fueron encontrados intactos, “como sacados de la librería... Nunca los leyó”, dijo Monseñor Delgado. Fue nombrado obispo de la diócesis de Santiago de María en octubre de 1974, época en que comenzaba la represión en el campo.

En 1975, la Guardia Nacional asesinó a cinco campesinos y monseñor Romero llegó a consolar a los familiares de las víctimas y a celebrar una misa. Los sacerdotes le pidieron que hiciera una denuncia pública, pero el prelado lo hizo en forma privada a su amigo el entonces presidente de turno de los gobiernos militares, coronel Arturo Armando Molina (1972-1977).

Un mes después de su nombramiento como arzobispo fue asesinado el padre Rutilio Grande, de quien era amigo. Este hecho impactó mucho al arzobispo, quien haciéndose eco de sugerencias del clero accedió a celebrar una misa única en la Catedral, como un signo de unidad de la Iglesia y de repudio a la muerte del padre Rutilio.

A partir de entonces el arzobispo Romero puso la Arquidiócesis al servicio de la justicia y la reconciliación. En muchas ocasiones se le pedía ser mediador de los conflictos laborales.

Creó una oficina de defensa de los derechos humanos y abrió las puertas de la Iglesia para dar refugio a los campesinos que venían huyendo de la persecución en el campo. Todas estas fueron actitudes que la derecha nunca le perdonó.

Romero se convirtió en “la voz de los sin voz” y todos los domingos condenaba desde el púlpito las masacres y asesinatos de civiles inocentes en las operaciones militares dirigidas contra una insurgencia izquierdista pero en las que caían muchos inocentes.

Sus asistentes dicen que jamás denunció un hecho que no estuviera cien por ciento comprobado por un equipo de investigación del arzobispado.

La decisión de hablar desde el púlpito los domingos la tomó, según la biografía de Delgado, después de que el presidente militar Molina dijo que el arzobispo estaba de acuerdo con los planes de seguridad del gobierno.

“Cuando Monseñor oyó eso dijo: Nunca más volvere a visitar a esa gente, todo se hablare desde el púlpito de la verdad’. Y allí comenzaron las homilías del domingo”, expresó el biógrafo.

El arzobispo, a quien sus fieles llaman desde hace años “San Romero de América”, fue la baja más notable de un conflicto en el que escuadrones de la muerte, integrados por civiles y militares financiados por la elite salvadoreña, mataron seminaristas, monjas y sacerdotes que trabajaban con los pobladores de zonas rurales, de acuerdo con el informe final de la Comisión de la Verdad de las Naciones Unidas difundido en 1993.

 

EDIFICIO VITTORIA, Calle El Mirador y 93 Av.Norte No. 4814.
Local 3-C. Colonia Escalón. San Salvador
EDIFICIO VITTORIA, Calle El Mirador y 93 Av.Norte No. 4814.
Local 3-C. Colonia Escalón. San Salvador